Recap: Hemispheric Forum on Women in Peace and Security

panelOn March 12, 2014, the William J. Perry Center for Hemispheric Defense Studies hosted a Hemispheric Forum on U.S. engagement related to women in peace and security issues at Abraham Lincoln Hall Auditorium at the National Defense University on Ft. McNair.

The Forum was a collaborative effort between the Perry Center, USNORTHCOM, USSOUTHCOM, the National Defense University (NDU), and the NDU Foundation. The event focused on the theme of Defense, Diplomacy, Development & the Way Ahead, and highlighted the DOD implementation of the 2011 U.S. National Action Plan on Women, Peace, and Security. The event was scheduled to commemorate the observance of International Women’s Day, which was on March 8, 2014.

NDU President MG Gregg Martin kicked off the event affirming that there is no better venue than the University for an open dialogue on such an important and timely topic as the increasing roles women are playing in shaping national security strategy. SOUTHCOM Commander General John F. Kelly followed with remarks underscoring the importance of ensuring the security and empowerment of women in the pursuit and respect of human rights. Reflecting on his time in Afghanistan, he related examples of the positive impact of female Marine engagement teams under his command who connected with local women in way prohibited to male soldiers; these interactions vastly improved communication and trust between the local Afghans and the soldiers. He acknowledged that although major hurdles remain, there have been promising developments in recent years in promoting women in peace and security, thanks to an increased focus on those goals by the U.S. and other governments.

Prior to the panel discussion, the event featured a short video of former Secretary of State Hillary Clinton’s acceptance speech at the 2013 NDU Foundation Patriot Award Gala, in which she called for more focus and initiatives promoting women in peace and security and stated there was no better place than NDU for dialogue and advancement on the important global issue of women in peace and security.

The prestigious panel of discussants was moderated by Perry Center Professor Celina Realuyo and included representatives of the diplomacy, defense, and development pillars of U.S. national security strategy. The panelists were U.S. Ambassador Wanda Nesbitt, NDU Senior Vice President; Dr. Rebecca Bill Chavez, Deputy Assistant Secretary of Defense for Western Hemisphere Affairs (DASD-WHA); Dr. Johanna Mendelson Forman, President of the Board of Visitors at the Western Hemisphere Institute for Security Cooperation; and Mr. Robert Kravinsky, Director of International Humanitarian Policy at the Office of the Secretary of Defense (OSD).

Ambassador Nesbitt, whose career in the U.S. Foreign Service has taken her all over the world, including 12 years of service in Africa, spoke about the power of diplomatic engagement for furthering women’s rights around the world. She outlined several of the key components of the State Department’s initiatives supporting women, many of which have been active foreign policy objectives for decades. In addition to USAID-funded maternal/child health education programs, which contribute significantly to the decline of global infant and maternal mortality rates, the State Department also promotes dialogues and initiatives targeting gender-based violence. The Ambassador also mentioned the Secretary of State International Women of Courage Award, established in 2007, which honors women around the globe who have exemplified exceptional courage and leadership in advocating for human rights, women’s equality, and social progress, often at great personal risk. This is the only Department of State award that pays tribute to emerging women leaders worldwide.

One of this year’s Women of Courage Award recipients is Judge Iris Yassmin Barrios Aguilar from Guatemala, who is recognized for her work as the president of one of Guatemala’s two High Risk Court Tribunals. For more on her and the other winners, see http://www.state.gov/s/gwi/programs/iwoc/2014/bio/index.htm.

Ambassador Nesbitt informed the audience that State Department’s initiatives were designed to support the four pillars of UN Security Council Resolution 1325: participation, protection, prevention, and relief and recovery. She stressed that one of the foundational principles of any female empowerment is education. Women who are confident in their knowledge and skills are more likely to advocate for their own rights and those of others, thus acting as agents of peace and change in even the most unstable environments.

Dr. Rebecca Bill Chavez, the newly appointed DASD-WHA, shared her views on U.S. Defense Department programs for women in peace and security and the opportunities for enhancing them in the future. Moved by the example of demobilization and reintegration experts in Colombia working with former female FARC insurgents, she expressed how surprising it still is to hear stories of women as agents rather than just victims. Dr. Chavez underscored the need for a paradigm shift with regard to the role of women in defense and security, from solely victims of insecurity or consumers of security to active contributors to peace. By promoting participation of women in local and national security institutions, and focusing on getting women into leadership roles, their important perspectives and skills will become part of the security and defense conversation rather than one point in a meeting agenda. She offered statistics that are both promising and disheartening, overall showing a great deal of room for improvement: while 8 of the world’s 29 standing female presidents are from Latin American countries and 25 percent of legislators in Latin America are women, they comprise only 4–7 percent of the military members in the region, and only 3 percent of the UN global forces dedicated to the MINUSTAH peacekeeping operation in Haiti.

Dr. Chavez drew attention to the programs of both NORTHCOM and SOUTHCOM that highlight the vital role of women and support integration of women into the defense and security establishments in the region. Both Combatant Commands have instituted training modules for their service members and regional counterparts on the importance of protecting human rights and female empowerment, and they actively support the inclusion of women in defense. Despite these initiatives, Dr. Chavez still sees room for improvement in the Defense Department’s approach to women in peace and security. The statistics on violence against women and female participation in defense and security decision making are still appalling around the world, including in the Western Hemisphere. Through a whole-of-government and whole-of-society approach that mandates the protection and integration of women, the U.S. can lead by example in championing women in peace and security.

Dr. Mendelson Forman, whose career in international affairs includes senior positions at the State Department and USAID, think tanks, and academic institutions, spoke on the important role development plays in bolstering women in peace and security and the positive correlation between development, female empowerment, and economic competitiveness. According to Dr. Mendelson Forman, data indicates that the best predictor of the level of stability and peacefulness in a country is directly correlated to how that society treats its women. This suggests that gender equality is not only a women’s issue but also a national economic and security issue. She also pointed to the fact that women are both consumers and producers of security in their environments. Programs like Alianza Joven Regional in Honduras provide resources for mothers and grandmothers struggling to protect their families from widespread violence and insecurity in that country. By giving women tools to prevent conflict, programs like these allow women to become more active agents for peace in their communities. Women are an important component of public security, and program models that champion gender inclusion lead to more information sharing, conflict prevention, and positive interaction between families and security institutions.

Dr. Mendelson Forman concluded by reaffirming the continued need for more programs focused on women and development assistance. By establishing knowledge-based communities of practice, development approaches that leverage civil society in support of security goals, and continuing to educate policymakers on the importance of eradicating the gender gap in security and defense decision making, leaders in the region will see the results as a decrease in crime and insecurity, which affect all citizens.

Mr. Kravinsky, Director of International Humanitarian Policy at OSD, currently guides the Defense Department implementation of the National Action Plan (NAP) on Women, Peace, and Security and provided details on those initiatives. He outlined the five objectives of the NAP: national integration and institutionalization, participation in peace processes and decision making, protection from violence, conflict prevention, and access to relief and recovery.

Mr. Kravinsky shared examples of how the NAP has already been implemented, including the groundbreaking decision in 2013 to open combat positions to U.S. female service members. He explained the Department’s desire to lead by example, building an inclusive and powerful fighting force that actively leverages the contributions and skills of all members of the military. The NAP is being implemented through education initiatives (at the regional centers including the Africa Center, the Asia-Pacific Center, and the Perry Center, and directly through military training programs), assisting partner nations in the integration of women into decision making roles in defense issues and assisting in partner capacity building that reinforces gender equality as a foundation of sound defense institutions. He recounted the story of a woman from Afghanistan who had told him that the U.S. capacity-building programs in that country were especially helpful to women, who still face many challenges as the country searches for stability; such examples point out how women have the most to lose when governments disintegrate. He affirmed that female empowerment and women’s rights are not only important to women, but are a strategic necessity for establishing peace and security throughout the world.

The panel concluded with a robust question-and-answer session. Acting Director Ken LaPlante provided closing remarks and reiterated the Perry Center’s support for the NAP, the initiatives of SOUTHCOM and NORTHCOM, and bolstering the role of women in peace and security. The panel was live streamed through the Perry Center website (http://chds.dodlive.mil) in both English and simultaneously translated Spanish to an international audience.

At the reception, NDU Foundation President Cathleen Pearl presented the newly established Women, Peace, and Security Writing Award to Ms. Charito Kruvant, President and CEO of Creative Associates International, Inc. The Award is part of NDU’s implementation of the NAP and serves to highlight important research on various issues related to female empowerment and protection in the security and defense arena. Ms. Kruvant’s organization is a minority, women-owned and managed professional and technical services firm based in Washington, DC, that works in partnership with networks of governments, organizations, and universities to further the development, economic, security, and humanitarian assistance goals of the United States. For example, Creative played an integral role in lowering insecurity and violence in Honduras through a community-based crime prevention plan that leveraged both local governments and organizations. Creative, with ongoing projects in more than 20 countries, is a force for female empowerment and security not only in the Western Hemisphere, but throughout the developing world.


Recap: Foro Hemisférico Sobre el Rol de la Mujer en la Seguridad y la Defensa

El 12 de marzo de 2014, el Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa William J. Perry realizó un Foro Hemisférico sobre el rol de la mujer en el ámbito de la seguridad y defensa, el cual tuvo lugar en el auditorio del edificio Abraham Lincoln en la Universidad Nacional de Defensa, ubicada en Fort McNair.

El Foro fue organizado conjuntamente por el Centro Perry, el Comando Norte de los EE.UU. (USNORTHCOM), la Universidad Nacional de Defensa (NDU), y la fundación NDU. El evento se enfocó en el tema de la Defensa, Diplomacia, Desarrollo y el Camino a Seguir, y destacó la implementación del Plan Nacional de Acción de Estados Unidos respecto a la Mujer, la Paz y la Seguridad, por parte del Departamento de Defensa. El evento además fue programado como parte de las actividades conmemorativas en torno al Día Internacional de la Mujer, celebrado el 8 de marzo de 2014.

Las palabras de apertura estuvieron a cargo del Mayor General Gregg Martin, Presidente de NDU, quien afirmó que no existe un foro más adecuado que la universidad para entablar un diálogo abierto sobre un tema tan relevante y oportuno como es el rol cada vez más importante que desempeñan las mujeres en la formulación de la estrategia nacional de seguridad. Posteriormente el General John F. Kelly, Comandante del Comando Sur de los EE.UU. (SOUTHCOM), subrayó la importancia de garantizar la seguridad y el fortalecimiento de la mujer en la búsqueda y el respeto por los derechos humanos. Haciendo una reflexión sobre su experiencia en Afganistán, el General Kelly habló sobre el impacto positivo que tuvieron las infantes de marina que formaban parte de los equipos de participación bajo su mando, y cómo ellas lograron interactuar con las mujeres de la localidad de maneras que no eran posibles para los infantes. Estas interacciones contribuyeron a mejorar sustancialmente la comunicación y la confianza entre la población afgana y los soldados. Aunque reconoció que siguen habiendo obstáculos importantes, dijo que en los últimos años ha habido avances prometedores en cuanto a la promoción del rol de la mujer en la seguridad y defensa, gracias a un mayor enfoque por parte del gobierno de los EE.UU. y otros gobiernos en la consecución de esta meta.

Antes del inicio del panel se presentó un breve video del discurso de aceptación de la ex Secretaria de Estado, Hillary Clinton, al recibir el premio Patriot Award 2013 otorgado por la fundación NDU, en el que exhortaba a que haya un mayor enfoque y más iniciativas que busquen la promoción del rol de la mujer en la paz y la seguridad, y añadió que no existe un mejor lugar que NDU para fomentar el diálogo y el progreso en torno a este asunto de trascendencia global.

El prestigioso panel incluyó a representantes de los pilares de la diplomacia, defensa y desarrollo de la estrategia de seguridad nacional de los Estados Unidos. Los panelistas fueron la Embajadora Wanda Nesbitt, Vice Presidenta de NDU; la doctora Rebecca Bill Chavez, Subsecretaria Asistente de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental; la doctora Johanna Mendelson Forman, Presidenta de la Junta de Visitadores del Instituto del Hemisferio Occidental para la Cooperación en Seguridad (WHINSEC); y el señor Robert Kravinsky, Director de Política Internacional Humanitaria en la Oficina del Secretario de Defensa (OSD). La profesora Celina Realuyo del Centro Perry se desempeñó como moderadora.

La Embajadora Nesbitt, cuyo desempeño en el Servicio Exterior de los EE.UU. le ha permitido trabajar alrededor del mundo, incluyendo 12 años de servicio en África, habló sobre el poder de las relaciones diplomáticas para la promoción de los derechos de la mujer alrededor del mundo. Ella puntualizó varios de los principales componentes de las iniciativas del Departamento de Estado, muchas de las cuales han hecho parte de los objetivos de la política exterior del país por décadas. Además de los programas maternales/educación sobre la salud de los niños financiados por la Agencia Internacional para el Desarrollo (USAID), los cuales han contribuido significativamente a la disminución de los índices de mortalidad maternal e infantil a nivel global, el Departamento de Estado también promueve diálogos e iniciativas que se ocupan específicamente de contrarrestar la violencia de género. La Embajadora también mencionó que el Premio Internacional a las Mujeres de Coraje de la Secretaria de Estado, creado en 2007, con el cual se busca honrar a las mujeres alrededor del mundo que han demostrado valentía y liderazgo excepcional en la promoción de los derechos humanos, la igualdad de género, y el progreso social, muchas veces exponiéndose a un gran riesgo personal. Este es el único premio otorgado por el Departamento de Estado que rinde homenaje a las líderes emergentes en todo el mundo.

Una de las galardonadas este año es la jueza guatemalteca Iris Yassmin Barrios Aguilar, quien recibió el premio en reconocimiento a su labor como Presidenta de uno de los dos Tribunales de Mayor Riesgo de Guatemala. Para más detalles sobre la jueza Barrios y las otras galardonadas, por favor visite la página http://www.state.gov/s/gwi/programs/iwoc/2014/bio/index.htm.

La Embajadora Nesbitt informó a la audiencia que las iniciativas del Departamento de Estado fueron diseñadas para sustentar los cuatro pilares esbozados en la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU: la educación es participación, protección, prevención, socorro y recuperación. Además destacó la educación como uno de los principios fundamentales para el fortalecimiento de la mujer. Las mujeres que confían en sus conocimientos y destrezas tienen más probabilidades de abogar por sus derechos y los derechos de los demás, y por ende se convierten en agentes de paz y de transformación aún en los entornos más inestables.

La doctora Rebecca Bill Chávez, recientemente nombrada Subsecretaria Asistente de Defensa para Asuntos del Hemisferio Occidental, compartió su visión sobre los programas del Departamento de Estado para las mujeres que trabajan en paz y seguridad y las oportunidades para mejorarlos a futuro. Conmovida por los ejemplos proporcionados por expertos en desmovilización y reinserción en Colombia que trabajan con excombatientes de las FARC, la doctora Chávez comentó cuánto la sorprende aún el escuchar historias de mujeres como agentes de cambio en vez de víctimas. La doctora Chávez subrayó la necesidad de un cambio de paradigma con respecto al rol de la mujer en la seguridad y defensa, para que pasen de ser víctimas de la inseguridad o consumidoras de la seguridad a contribuir activamente en la consecución de la paz. Promover la participación de la mujer en las instituciones locales y nacionales de seguridad e impulsarlas para que ocupen cargos directivos, logrará que sus importantes perspectivas y destrezas formen parte del diálogo sobre seguridad y defensa en vez de ser simplemente un punto en la agenda de una reunión. También ofreció estadísticas, prometedoras y desalentadoras a la vez, que en general muestran que aún cabe hacer mejoras: mientras que ocho de las 29 presidentas actualmente posicionadas a nivel mundial son latinoamericanas y 25 por ciento de los legisladores en América Latina son mujeres, solo entre el cuatro y el siete por ciento de los miembros de las fuerzas armadas en la región son mujeres. Además, las mujeres solo equivalen al tres por ciento de las fuerzas multinacionales de las naciones unidas encargadas de la operación de mantenimiento de la paz en Haití (MINUSTAH).

La doctora Chavez también hizo referencia a los programas de NORTHCOM y SOUTHCOM que destacan el rol vital que desempeñan las mujeres y que apoyan su integración su integración a los establecimientos de seguridad y defensa en la región. Ambos comandos de combate han instituido módulos de capacitación sobre la inclusión de las mujeres en el sector defensa tanto para sus miembros como para sus homólogos regionales.

A pesar de estas iniciativas, la doctora Chávez dijo que aún cabe hacer mejoras en el enfoque del Departamento de Estado con respecto al rol de la mujer en la paz y la seguridad. Las estadísticas sobre violencia de género y la participación de las mujeres en el proceso de toma de decisiones de seguridad y defensa siguen siendo lamentables en todo el mundo, incluyendo el hemisferio occidental. Solamente estableciendo un enfoque que involucre a todo el gobierno y a toda la sociedad y que instituya la obligación de proteger e integrar a las mujeres, los Estados Unidos podrán liderar, con su ejemplo, la causa a favor de la mujer en la paz y la seguridad.

Por su parte, la doctora Mendelson Forman, cuya trayectoria en asuntos internacionales incluye altos cargos en el Departamento de estado y USAID, think tanks y otras instituciones académicas, se refirió a la importancia del desarrollo para el fortalecimiento del papel de la mujer en la paz y la seguridad, y la correlación positiva que existe entre el desarrollo, la potenciación de las mujeres, y la competitividad económica. Según la doctora Mendelson Forman, las cifras muestran que el mejor indicador del nivel de estabilidad y paz en un país está directamente relacionado con la manera en que la sociedad trata a las mujeres. Esto parece sugerir que la igualdad de género no es solo un tema que compete a las mujeres sino que es también un asunto de economía y seguridad nacional. Además añadió que las mujeres son consumidoras y productoras de la seguridad en sus entornos. Programas como Alianza Joven Regional en Honduras proporcionan recursos para las madres y las abuelas que luchan por proteger a sus familias de la violencia e inseguridad generalizada en ese país. Al proporcionar a las mujeres las herramientas necesarias para prevenir los conflictos, estos programas les permiten convertirse en agentes activos de paz en sus comunidades. Las mujeres son un componente importante de la seguridad pública, y los programas que abogan por la inclusión femenina fomentan un mayor intercambio de información, prevención de conflictos, e interacciones positivas entre las familias y las instituciones de seguridad.

La doctora Mendelson Forman concluyó su intervención reafirmando la necesidad de más programas enfocados en las mujeres y en la asistencia para el desarrollo. Establecer comunidades de práctica basadas en el conocimiento, desarrollar enfoques que hagan uso de la sociedad civil para poyar los objetivos de seguridad, y continuar educando a los formuladores de políticas sobre la importancia de erradicar la brecha de género en las decisiones de seguridad y defensa, los líderes de la región verán resultados como la disminución de la delincuencia y la inseguridad, lo cual afecta a todos los ciudadanos.

El señor Kravinsky, Director de Política Internacional Humanitaria en la Oficina del Secretario de Defensa, actualmente lidera la implementación, por parte del Departamento de Defensa, del Plan Nacional de Acción (NAP) respecto a la Mujer, la Paz y la Seguridad y proporcionó algunos detalles sobre esas iniciativas. Además describió los cinco objetivos de NAP: la integración nacional y la institucionalización, la participación en los procesos de paz y de toma de decisiones, la protección en contra de la violencia, la prevención de conflictos y el acceso a socorro y recuperación.

El señor Kravinsky ofreció ejemplos sobre cómo el NAP ha sido implementado hasta el momento, incluyendo la inusitada decisión, tomada en 2013, de permitir a las mujeres miembros de las fuerzas armadas de los Estados Unidos ocupar puestos de combate. También explicó el deseo del Departamento de liderar con su ejemplo, conformando una fuerza de combate inclusiva y poderosa que aproveche las contribuciones y destrezas de todos los miembros de las fuerzas armadas. El NAP está siendo implementado a través de iniciativas de educación (en los centros regionales como el Centro para África, el Centro para Asia-Pacífico, y el Centro Perry, y directamente a través de programas de capacitación militar), ayudando a naciones aliadas a promover la participación de las mujeres en las funciones de toma de decisiones, y fomentando el desarrollo de las capacidades de naciones aliadas para destacar la igualdad de género como la base de las instituciones sólidas. El señor Kravinsky relató la historia de una mujer afgana que le dijo que los programas de los estados unidos para desarrollar capacidades en ese país fueron especialmente útiles para las mujeres, quienes aún enfrentan diversos retos mientras que el país busca la estabilidad; este tipo de ejemplos demuestran cómo las mujeres son las que tienen más que perder cuando los gobiernos colapsan. Además aseguró que la potenciación de las mujeres y los derechos de las mujeres no son importantes solamente para ellas, sino que representan una necesidad estratégica para poder establecer la paz y la seguridad alrededor del mundo.

El panel concluyó con una amplia sesión de preguntas y respuestas. El Director Interino, Ken LaPlante estuvo a cargo de las palabras de cierre y reiteró el apoyo del Centro Perry al NAP, a las iniciativas de SOUTHCOM y NORTHCOM, y a impulsar el rol de la mujer en la paz y la seguridad.

El Foro fue trasmitido en vivo por internet a una audiencia internacional a través de la página web del Centro Perry (http://chds.dodlive.mil) en inglés y español.

Durante la recepción de cierre, la Presidenta de la Fundación NDU, Cathleen Pearl, presentó el recientemente creado Premio de Redacción Sobre la Mujer, la Paz y la Seguridad a la señora Charito Kruvant, Presidenta y Gerente General de Creative Associates International, Inc. Este galardón hace parte de la implementación del NAP por parte de NDU y busca destacar los trabajos más importantes de investigación sobre diferentes temas relacionados con el fortalecimiento y la protección de las mujeres en el ámbito de la seguridad y la defensa. La señora Kruvant dirige una firma propiedad de minorías y mujeres que ofrece servicios profesionales y técnicos con sede en Washington D.C., que trabaja conjuntamente con redes gubernamentales, organizaciones y universidades en pro de los objetivos de desarrollo, económicos, de seguridad y de asistencia humanitaria de los EE.UU. Por ejemplo, Creative jugó un papel fundamental en la disminución de la inseguridad y la violencia en Honduras por medio de un plan comunitario para la prevención de la delincuencia que involucro a los gobiernos y organizaciones locales. Creative, que tiene proyectos en curso en más de 20 países, es una fuerza para la potenciación y la seguridad de las mujeres no solo en el hemisferio occidental sino a lo largo de los países en vías de desarrollo.